Ir al contenido principal

Lizalde en la Academia Mexicana de la Lengua

Javier Mardel me avisó que Eduardo Lizalde ingresaría a la Academia Mexicana de la Lengua el jueves 24 de mayo, en una ceremonia de admisión a realizarse en la Biblioteca de México "José Vasconcelos", que se ubica en Balderas y que es dirigida por el poeta. Contestaría el discurso don Ernesto de la Peña.

Fuimos. Javier Mardel, Mauricio Yáñez, Ulisses Paniagua, Eduardo Arana "El tío" y yo. El discurso de Lizalde, interesantísimo: "La poesía mexicana, esplendor e infortunio", un muy informado recuento de cómo la poesía mexicana, a pesar de su gran calidad y aportaciones a la lengua que nos une, ha sido más bien ignorada por los lectores, editores y escritores de España. Desde el Virreinato, siendo Sor Juana el caso emblemático, pasando por el s. XIX y hasta los Contemporáneos. Ojalá que pronto la Academia Mexicana de la Lengua ponga el discurso en línea.

Lizalde es con toda seguridad el mayor poeta de su generación. Un hombre rebelde e iconoclasta con el lenguaje al que domina y tuerce en sorprendentes versos que no pueden soslayarse. Su obra más celebrada, El tigre en la casa, no me gusta. Sin embargo, es tal su habilidad lingüística, tan certera la puntería de su discurso, que no puedo negarlo y tampoco quitármelo de la cabeza. Lizalde escribe versos que yo no escribiría, que me resulta muy difícil aceptar, pero a los que sucumbo porque lo hace con extraordinaria maestría.

Lizalde es, además, un poeta sumamente versátil. Su obra no puede aburrir a nadie. Ha explorado y desandado muchos caminos, siempre con extraordinario rigor e implacable autocrítica. Se sabe que renegó de la corriente de vanguardia que propuso con sus amigos de generación, el "poeticismo", que junto con José Revueltas, se apartó del Partido Comunista Mexicano, hastiados de la pobreza intelectual de su política.

Ahora Lizalde es un ilustre miembro de la Academia Mexicana de la Lengua (ALM) que "Limpia, fija y da esplendor". El lema suena anquilosado y ortodoxo para un hombre como Lizalde que es todo menos eso, iconoclasta hasta el tuétano.

Pero una mirada atenta al presidium prueba que la Academia Mexicana de la Lengua es todo menos ortodoxa o cofradía de académicos puristas: Miguel León-Portilla, Alí Chumacero, Carlos Montemayor, Jaime Labastica, Vicente Quirarte, Silvio Zavala, Andrés Henestrosa, Margo Glantz y el mismo Ernesto de la Peña, por mencionar algunos.

La ALM se ha enriquecido con mentes extraordinarias cuya obra ha enriquecido el lenguaje, en lugar de clausurarlo con la mirada puesta sólo en atavismos y el ingreso de Lizalde a la Academia es una muestra más de su apertura.

Desafortunadamente, la prensa cultural brinda muy poca atención al trabajo de esta institución y a sus notables miembros. La ceremonia fue tan relativamente poco concurrida, considerando la trascendencia del hecho y la presencia de tan grandes mentes en ella, que resultó más bien una reunión entre amigos, lo que no hace sino evidenciar la gran incultura de los reporteros culturales y/o de sus jefes.

Recomiendo mucho la entrevista de Fernando García Ramírez a Eduardo Lizalde.

Ernesto de la Peña y César Guerrero

Foto: Pascual Borzelli Iglesias.



César Guerrero y Eduardo Lizalde

Foto: Pascual Borzelli Iglesias

Comentarios

Recuerdo como si hubiera sucedido ayer, la mañana en que Eduardo Lizalde dio una plática en Chimalistac. En aquella ocasión, también lo acompañó don Ernesto De la Peña y hablaron de formas literarias, sus poesías favoritas y un poco de Proust.
Desconocedor como soy de ese mundo tan bello de las letras, únicamente me quedó reconocer que presencié un diálogo entre gigantes y que, como en los toros, repentinamente surgió la magia, lo que supongo sucedió en el evento al que refieres.
Un abrazo

Entradas más populares de este blog

Actualizar el TLCAN: una oportunidad trilateral. Entrevista con Michael Wilson, Carla Hills y Jaime Serra Puche

Comparto la entrevista que, a propósito de su renegociación, le hice a los Secretarios de Estado que negociaron y firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La llevé a cabo por encargo de la revista Comercio Exterior, (Nueva época, Año 3, Número 11, julio - septiembre de 2017, pp. 112-117).  Dado que este número conmemora el ochenta aniversario del Banco de Comercio Exterior (BANCOMEXT), también incluye colaboraciones de los Secretarios de Hacienda y de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade y Luis Videgaray, del Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría y entrevistas a la Secretaría General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, al ex presidente del BID, Enrique V. Iglesias, al presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís y al ex gobernador del Banco de México, Miguel Mancera Aguayo. ACTUALIZAR EL TLCAN: UNA OPORTUNIDAD TRILATERAL. ENTREVISTA CON MICHAEL WILSON, CARLA HILLS Y JAIME SERRA PUCHEHace unos cuantos meses se temía el colapso del TLCAN si el presidente Don…

"El misterio de la noche polar" se presentó en Morelia, Michoacán (16-XI-2017)

El 16 de noviembre de 2017 tuve el gusto de presentar a los lectores de Morelia, Michoacán, mi novela "El misterio de la noche polar". Pude hacerlo gracias a la generosa invitación que me hizo la Secretaría de Cultura del Ayuntamiento de esa magnífica ciudad, a través de su Secretario de Cultura, el Director de orquesta Miguel Salmón del Real.

Me acompañaron en el presidium la Dra. Fátima Chávez, Directora de Educación y Arte Popular de la Secretaría de Cultura del Ayuntamiento de Morelia y el escritor Ignacio Ortiz Monasterio, quien actualmente es Editor de la revista Comercio Exterior del BANCOMEXT.

La Sede de la presentación fue la Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, alojada en el ex templo del Colegio de San Francisco Javier, en el Centro Histórico de Morelia, y en donde se resguardan con gran belleza libros de los siglos XV al XX.

Comparto a continuación imágenes que obtuve del perfil en Facebook de la Secretaría de Cultura de Mor…

Requiem para Rita Guerrero

La muerte de Rita Guerrero, ayer, 11 de marzo de 2011, me trae a la mente muchos momentos de mi historia personal. Mis intentos por escribir poesía estaban íntimamente vinculados a lo que la música, las letras, las presentaciones en vivo de Santa Sabina, me inspiraban. Fueron la compañía más inmediata y constante de mi adolescencia y de mis años universitarios. Representaban una parte significativa del ambiente del cual uno se nutre para definirse a sí mismo. Eran un ejemplo directo a seguir cuando yo mismo quise ser músico, cuando mis amigos y yo (Alejandro Alva, Ernesto Herman, Carlos Galván) compusimos nuestra propia música y montamos nuestra primera y única presentación en vivo como el grupo Sendas Olvidadas.


Escuché por primera vez a Santa Sabina en la radio, en Rock 101. Canciones de su primer disco homónimo (1992) y poco después, de Símbolos (1994) que produjo Adrian Belew (King Crimson). La mítica estación de rock obsequió boletos para un concierto de promoción del nuevo disc…