Ir al contenido principal

Se inaugura mi exposición "El trémulo ascenso de las formas"


El Trémulo ascenso de las formas, exposición fotográfica de César Guerrero, se inauguró el sábado 1º de marzo de 2008, a las 19.30 hrs., en el Café "La Tregua" (Av. México-Tacuba 409, Col. Popotla, Ciudad de México).

La muestra gráfica podrá visitarse durante todo el mes de marzo y fue presentada por Esther Alvarado, Directora General del Café, Centro Cultural y Librería "La Tregua" así como por César Guerrero.

Les acompañó el guitarrista Benjamín Martínez Martínez, quien interpretó Estudio II de Leo Brouwer, La Luna de Tomás Marco y El Peregrino de Nikita Koshkin.

Texto leído por Esther Alvarado:

El trémulo ascenso de las formas es la primera exposición de fotografía que presentamos en Café La Tregua. Este hecho reviste un especial significado para nosotros porque antes y durante muchos años nos dedicamos profesionalmente a la fotografía, y el abrigar de nuevo estos muros con imágenes fotográficas es un acontecimiento profundamente emotivo.
Antes de hablar de la obra fotográfica de César Guerrero, me gustaría destacar que ésta es sólo una de las muchas formas que César utiliza para expresarse, porque él es además escritor, ensayista y poeta.
Hacer fotografía, crear imágenes, es atrapar un instante de luz, hacer del lente una prologación de la mirada, es detener el reflejo y sujetar las sombras para retratar completa la dignidad del árbol, es abrir nuestros sentidos ante la rugosa corteza que se muestra fecunda de claroscuros.
César Guerrero es un fotógrafo que se convierte en cazador de tonos y de tiempo. Expresa una realidad en blanco y negro para delinear las formas, para dibujar con luz una estructura vertiginosa, un diseño personal retomando las líneas de la arquitectura y crear desde su propio ángulo un laberinto de contrastes.
El trémulo ascenso de las formas es una evocación de una realidad que aún es tangible, un testimonio de plata que nos dice con elocuencia que la ventana y el muro aún se besan por la tarde, que ver un horizonte es todavía un acto de amor y que la fotografía como actividad estética, provoca el placer de mirar y sentir cómo un pincel de luz nos dibuja los sentidos.
Aquí la comunidad de La Tregua se reunió hace unos días con el propósito de apreciar las fotografías antes de ser incorporadas a los muros de este café y nos dilatamos en comentar en torno a las impresiones que producían. De inmediato llamó la atención el elemento de la estatura, la altura. Pero al mismo tiempo, y esto lo señaló el propio César, el propio autor, otro elemento que no necesariamente se aprecia pero que ahí está presente, por supuesto, es del de que toda estructura de altura considerable requiere profundas raíces. La concepción y la ejecución ardua del cimiento es lo que a fin de cuentas garantiza escalar alturas notables. Esto es una de las tantas impresiones que se derivan de la rápida contemplación de esta obra fotográfica.
El autor, como ya hemos señalado, también incursiona en la poesía, lee y escribe poesía, su mirada está adiestrada en la cacería de las imágenes, es un lector y eso lo convierte en un productor y descubridor de figuras que se encuentra en lo arcano de las letras o en las concavidades de la luz o en el pedestal de las sombras. Todo verdadero lector es un gran productor y urdidor de imágenes.
Una de las fotos nos muestra la efigie de un ave, acaso un halcón, acaso un águila, una estatuilla que adereza la claridad de una ventana. Más allá en la calle apreciamos el ramaje de un árbol. El impulso de la corteza hacia el firmamento parece ser un anhelo de la figura pájaro. Casi podemos escuchar el frenético trinar de los pájaros enardecidos porque los empieza a invadir la oscuridad. En otra imagen vemos la pista de aterrizaje y de despegue de aviones, su esqueleto es aire osificado. Estos artefactos en sí mismos entrañan el vuelo, la altura. Tienen un trato especial con la fuerza de los aires.
El arte de la fotografía consiste esencialmente en congelar un instante. A veces se trata de atrapar la llama de ese instante. Pero después la misma foto no se deja sujetar a sí misma. Paulatinamente la mirada le empieza a desentrañar diversos signos. La foto sigue en movimiento. A fin de cuentas, nunca nada se detiene, ni la conciencia de quien contempla la foto, ni su autor, ni la propia imagen aparentemente congelada.
Todo es movimiento, todo es luz, es crear y creer que estas fotografías son testimonio de nuestro paso por el mundo.
Esther Alvarado.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Actualizar el TLCAN: una oportunidad trilateral. Entrevista con Michael Wilson, Carla Hills y Jaime Serra Puche

Comparto la entrevista que, a propósito de su renegociación, le hice a los Secretarios de Estado que negociaron y firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La llevé a cabo por encargo de la revista Comercio Exterior, (Nueva época, Año 3, Número 11, julio - septiembre de 2017, pp. 112-117).  Dado que este número conmemora el ochenta aniversario del Banco de Comercio Exterior (BANCOMEXT), también incluye colaboraciones de los Secretarios de Hacienda y de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade y Luis Videgaray, del Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría y entrevistas a la Secretaría General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, al ex presidente del BID, Enrique V. Iglesias, al presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís y al ex gobernador del Banco de México, Miguel Mancera Aguayo. ACTUALIZAR EL TLCAN: UNA OPORTUNIDAD TRILATERAL. ENTREVISTA CON MICHAEL WILSON, CARLA HILLS Y JAIME SERRA PUCHEHace unos cuantos meses se temía el colapso del TLCAN si el presidente Don…

Requiem para Rita Guerrero

La muerte de Rita Guerrero, ayer, 11 de marzo de 2011, me trae a la mente muchos momentos de mi historia personal. Mis intentos por escribir poesía estaban íntimamente vinculados a lo que la música, las letras, las presentaciones en vivo de Santa Sabina, me inspiraban. Fueron la compañía más inmediata y constante de mi adolescencia y de mis años universitarios. Representaban una parte significativa del ambiente del cual uno se nutre para definirse a sí mismo. Eran un ejemplo directo a seguir cuando yo mismo quise ser músico, cuando mis amigos y yo (Alejandro Alva, Ernesto Herman, Carlos Galván) compusimos nuestra propia música y montamos nuestra primera y única presentación en vivo como el grupo Sendas Olvidadas.


Escuché por primera vez a Santa Sabina en la radio, en Rock 101. Canciones de su primer disco homónimo (1992) y poco después, de Símbolos (1994) que produjo Adrian Belew (King Crimson). La mítica estación de rock obsequió boletos para un concierto de promoción del nuevo disc…

"El misterio de la noche polar" se presentó en Morelia, Michoacán (16-XI-2017)

El 16 de noviembre de 2017 tuve el gusto de presentar a los lectores de Morelia, Michoacán, mi novela "El misterio de la noche polar". Pude hacerlo gracias a la generosa invitación que me hizo la Secretaría de Cultura del Ayuntamiento de esa magnífica ciudad, a través de su Secretario de Cultura, el Director de orquesta Miguel Salmón del Real.

Me acompañaron en el presidium la Dra. Fátima Chávez, Directora de Educación y Arte Popular de la Secretaría de Cultura del Ayuntamiento de Morelia y el escritor Ignacio Ortiz Monasterio, quien actualmente es Editor de la revista Comercio Exterior del BANCOMEXT.

La Sede de la presentación fue la Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, alojada en el ex templo del Colegio de San Francisco Javier, en el Centro Histórico de Morelia, y en donde se resguardan con gran belleza libros de los siglos XV al XX.

Comparto a continuación imágenes que obtuve del perfil en Facebook de la Secretaría de Cultura de Mor…