Ir al contenido principal

Roger Waters en la ciudad de México

La letra de Time nos lo recuerda, nos lo advierte: el tiempo pasa aprisa. No lo espera a uno. Cuando vino Pink Floyd a México yo cursaba la preparatoria. Como en ese entonces no tenía dinero, me excusé pensando que ya vendrían luego, al fin que ahora todos los grupos, nuevos y viejos, incluían a nuestro país en el itinerario de sus giras, digamos, más o menos cada tres años, pensé. Y así, con esa imperdonable desidia, pasé a otra cosa. Diez años después Pink Floyd no ha vuelto y ya comienzo a dudar de que lo haga.

Algo semejante me pasó con U2. A ellos sí los vi en el Palacio de los Deportes. Eran los tiempos del Zoo TV Tour (1993). No regresaron con Zooropa pero sí con el PopMart Tour. Un exceso aún mayor que la gira precedente: un arco de MacDonald's, la pantalla más grande del mundo, los U2 disfrazados como los Village People y en el antipático Foro Sol. Desdeñé ese concierto. Entonces ocurrió el desagradable incidente entre los hijos de Zedillo y los guardaespaldas del grupo. Fueron ocho largos años rogando su perdón para que volvieran y, cuando finalmente lo hicieron, motivos de trabajo, estos sí insoslayables, me impidieron verlos. No estuve en México en esas fechas. La próxima gira tendré que ir a buscarlos antes de esperar a que ellos vengan.

Luego de este penoso antecedente, el concierto de Roger Waters (otra vez, en el insoportable Foro Sol del que ya me quejaré después) me ha reconciliado con la historia. Waters abrió con algunas canciones de The Wall (lugar común que a nadie importó). Luego de tres piezas de ese disco, Waters regresó a los sesentas, a esa psicodelia que enloquecía a más de un aficionado al LSD, como para recordarle a la audiencia qué tan lejos se extiende su impronta en las raíces del siglo pasado.

Pero la magia comenzó a partir de que los teclados se deslizaban cálidamente por la suave melodía de Shine on your crazy diamond, pues detrás del escenario, en el horizonte nocturno, una luna inmensa y de color dorado, completamente llena, comenzaba a asomar por la silueta de un cerro. Y así, mientras la letra describía la lúcida locura de Syd Barret, a quien fue dedicado el LP Wish you were here al cual pertenece esta pieza, la luna se alzó en el bajo firmamento, brillante y anaranjada como un diamante enloquecido.

Lo que siguíó podrán leerlo más o menos en los periódicos. La primera parte del concierto continuó con selecciones de The final cut y tres canciones solistas. Cerró con la música de Animals, cerdo volador incluido, con una leyenda en el costado que el público agradeció con aplausos de pie y que decía más o menos: "Bush, destruye el muro en la frontera". El rosado cerdo se fue volando hacia un cielo profundamente oscuro, limpio de nubes y de estrellas, habitado únicamente por una solitaria luna llena.

En la segunda parte, la interpretación del Dark side of the Moon fue impecable, cada frase del requinto reproducida fielmente al igual que el solo de la voz en The great gig in the sky, lo que agostó la sed del público por escuchar completamente en vivo un disco con tan casi inalcanzable envergadura en la historia del rock.

Soy enemigo de pedir una canción más cuando un concierto es redondo y cierra de la mejor manera. Yo estaba dispuesto a marcharme al terminar Eclipse, pero las luces no se encendieron y Waters volvió al escenario acompañado por un coro de niños para interpretar Another brick in the Wall Part II. Este final no me hizo mucha gracia. Afortunadamente no se detuvo ahí sino que siguió con Vera, una canción de The Wall que me gusta mucho y que no pensé escuchar en vivo por ser poco comercial, si se me permite ese término, para cerrar con Confortably numb. Sólo una canción de ese calibre podía convertirse en un nuevo clímax para cerrar, ahora sí, el concierto.

De vuelta a casa, Leticia y yo encontramos el metro cerrado, hubimos de volver sobre nuestros pasos en busca de un taxi vacío que demoró una hora para devolvernos a casa, nos cobró caro y cuya parsimonioso paso a esas horas de la madrugada nos salvó de un imprudente Jetta que hizo un trompo impresionante para salvarse milagrosamente de la muerte, metros adelante de nosotros, en Tlalpan Sur.

Una noche inolvidable.

Comentarios

Manelich Castilla dijo…
Sí, fue una maravilla de concierto!! Ahí estuve hace unos momentos, (con la imaginación, por supuesto) gracias a tu impecable crónica.

Saludos

Entradas más populares de este blog

Actualizar el TLCAN: una oportunidad trilateral. Entrevista con Michael Wilson, Carla Hills y Jaime Serra Puche

Comparto la entrevista que, a propósito de su renegociación, le hice a los Secretarios de Estado que negociaron y firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La llevé a cabo por encargo de la revista Comercio Exterior, (Nueva época, Año 3, Número 11, julio - septiembre de 2017, pp. 112-117).  Dado que este número conmemora el ochenta aniversario del Banco de Comercio Exterior (BANCOMEXT), también incluye colaboraciones de los Secretarios de Hacienda y de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade y Luis Videgaray, del Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría y entrevistas a la Secretaría General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, al ex presidente del BID, Enrique V. Iglesias, al presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís y al ex gobernador del Banco de México, Miguel Mancera Aguayo. ACTUALIZAR EL TLCAN: UNA OPORTUNIDAD TRILATERAL. ENTREVISTA CON MICHAEL WILSON, CARLA HILLS Y JAIME SERRA PUCHEHace unos cuantos meses se temía el colapso del TLCAN si el presidente Don…

"El misterio de la noche polar" se presentó en Morelia, Michoacán (16-XI-2017)

El 16 de noviembre de 2017 tuve el gusto de presentar a los lectores de Morelia, Michoacán, mi novela "El misterio de la noche polar". Pude hacerlo gracias a la generosa invitación que me hizo la Secretaría de Cultura del Ayuntamiento de esa magnífica ciudad, a través de su Secretario de Cultura, el Director de orquesta Miguel Salmón del Real.

Me acompañaron en el presidium la Dra. Fátima Chávez, Directora de Educación y Arte Popular de la Secretaría de Cultura del Ayuntamiento de Morelia y el escritor Ignacio Ortiz Monasterio, quien actualmente es Editor de la revista Comercio Exterior del BANCOMEXT.

La Sede de la presentación fue la Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, alojada en el ex templo del Colegio de San Francisco Javier, en el Centro Histórico de Morelia, y en donde se resguardan con gran belleza libros de los siglos XV al XX.

Comparto a continuación imágenes que obtuve del perfil en Facebook de la Secretaría de Cultura de Mor…

Requiem para Rita Guerrero

La muerte de Rita Guerrero, ayer, 11 de marzo de 2011, me trae a la mente muchos momentos de mi historia personal. Mis intentos por escribir poesía estaban íntimamente vinculados a lo que la música, las letras, las presentaciones en vivo de Santa Sabina, me inspiraban. Fueron la compañía más inmediata y constante de mi adolescencia y de mis años universitarios. Representaban una parte significativa del ambiente del cual uno se nutre para definirse a sí mismo. Eran un ejemplo directo a seguir cuando yo mismo quise ser músico, cuando mis amigos y yo (Alejandro Alva, Ernesto Herman, Carlos Galván) compusimos nuestra propia música y montamos nuestra primera y única presentación en vivo como el grupo Sendas Olvidadas.


Escuché por primera vez a Santa Sabina en la radio, en Rock 101. Canciones de su primer disco homónimo (1992) y poco después, de Símbolos (1994) que produjo Adrian Belew (King Crimson). La mítica estación de rock obsequió boletos para un concierto de promoción del nuevo disc…